Búscame en:

Una de las cosas que más me gustan en el mundo y que hacen que mi día a día sea un poquito más feliz es Radio 3, una emisora que me aporta mucho ya que gracias a ella descubro a músicos y otro tipo de artistas independientes y minoritarios. En esta emisora no sólo se trata el tema musical, también en sus numerosos programas recomiendan exposiciones, películas, obras de teatro, libros interesantes y entrevistan a personalidades de la cultura. Gracias a ellos hace unos años conocí a Cathy Claret, creo que lo primero que escuché fue alguno de los temas del disco "Sussurando" del año 2003, y me enamoré de su voz dulce, de su cadencia, de su naturalidad. Nació en el sur de Francia, ha vivido en varios países pero desde hace tiempo vive en Barcelona y además de cantante es autora, multiinstrumentista y compositora autodidacta, ella es un referente para los gitanos y también una artista de culto entre los indies. Las canciones que compone e interpreta son preciosas, su voz es como el murmullo de un arrollo de aguas cristalinas, me transmite paz y amor por la vida. Su música es sencilla, naif, imaginativa, dulce, colorista, pero también cañí y atrevida, ya que mezcla diferentes estilos, tales como el pop, la rumba, la bossa nova, las guitarras flamencas, instrumentos de juguete y su voz cantando en diferentes idiomas, de una manera sumamente original. Aquí no es demasiado conocida pero en Japón, como les encanta el estilo pop, el flamenco y el naif, es muy reconocida y hasta han versionado algunas de sus canciones.
Desde que conocí su existencia sentí hacia su música y su figura una especie de empatía. Ahora me he dado cuenta de que de alguna manera, y cada una en su terreno, tenemos algunas similitudes y utilizamos un lenguaje parecido a la hora de crear, lo que quizá conlleve que tengamos otras muchas cosas en común. Hace unos meses por estas cosas tan raras de las redes sociales tuve el honor de formar parte de su grupo de amigos virtuales y como algunas veces me decía que le gustaban los complementos que hacía pues me decidí a hacerle una pieza personalizada y he aprovechado que esta semana estuvo en Madrid para poder dárselo y de paso conocerla personalmente.
Después de darle vueltas, al final me decidí por diseñar un collar que decía "Soy la chica del viento y del sol, tengo un corazón bohemio y soñador", frase con la que la identifico a ella.
De hecho se la conoce como "la chica del viento", y con la cual yo también me reconozco, sobre todo en eso del corazón bohemio y soñador. Esta frase pertenece a su canción "La Chica del Viento", que está incluida en su disco homónimo, que salió en el año 2004.

http://www.goear.com/listen/4ad1819/la-chica-del-viento-cathy-claret

Estuvimos charlando un ratito. Entre otras cosas salió a colación que la canción "Bolloré" es una composición suya, cosa que mucha gente no sabe porque la popularizó Raimundo Amador. En su blog explica mejor esto y el tema de la canción, del que yo la verdad no tenía ni idea y eso que la he cantado muchas veces. Aquí podéis leerlo: "Historia del Bolloré".
Unas horas más tarde, con motivo de las fiestas del Orgullo Gay de Madrid, actuó en la Plaza del Rey junto a "La Negra" y "Bebe".
Era la primera vez que veía en directo a La Negra. Lo curioso es que la noche anterior estuve escuchando sus discos en Spotify y no me gustaron demasiado. Su sonido me resultaba un poco mediocre, sin fuerza ni personalidad, y sin embargo en el escenario me encontré con una mujer llena de brío, con una voz rasgada parecida a la de la Lupe o a la de Buika, un pedazo de cantante que sabía proyectar la voz y vocalizar de una manera prodigiosa, nada que ver con sus grabaciones.Luego le tocó el turno a Cathy Claret que nos encandiló con su dulce voz y sus melodías candenciosas. En el concierto sonaron, además de las ya citadas, otras canciones como "Mi casa tiene ruedas", que se la dedicó a todos los nómadas; "Chocolat", que me encanta por su ritmo y sus coros yeyés; "Toi"; y "Esperanza", una de mis favoritas. De ésta me gusta mucho la letra, sobre todo los últimos versos, que dicen: "Esperanza yo quisiera encontrarte y soñar con otro día de color, yo quiero rechazar los pensamientos malos y quiero vivir". Por cierto, Kiko Veneno realizó una versión de esta canción en su disco "La familia Pollo" del año 2000.
                     
Este guitarrista es Markos Bayon, que acompañó a Cathy Claret en el concierto y que actualmente forma parte de su formación. Él es un músico de larga trayectoria que además de tocar la guitarra ha compuesto y cantado en conjuntos como "Bajos Instintos", "Sister Jane", "Perroflauta", "El combolinga" y "El autognomo", su proyecto en solitario.
Después le tocaba el turno a Bebe, para entonces la aglomeración de gente era bastante considerable y mis ganas de estar de pie más bien pocas después de todo el día trabajando y opté por irme a casa. 
¡Qué pena perderme a Bebe!, me hubiese gustado escuchar la fantástica  versión que hace de "A quién le importa", compuesta por el genial compositor y artista Carlos Berlanga, me parece buenísima. Podéis escucharla en este enlace: Bebe – A Quién Le Importa
                                        
Lo bueno que tienen las fotos es que a veces sirven para ver cosas que a simple vista no sería posible percibir, así que no podéis imaginar cuál ha sido mi sorpresa cuando al editarlas me he dado cuenta de que Cathy Claret llevaba en su actuación la pieza que le regalé, luciéndola a modo de pulsera. Supongo que así iba más acorde con el look que llevaba preparado para el concierto.
Cathy, quiero que sepas que la intención de hacerte este regalo no ha sido otra que la de compensarte de alguna manera por lo mucho que has aportado a la música de este país y por todos los buenos momentos que he pasado escuchándola, además la última colección de Starkefashion está dedicada a la España Cañí y tú formas ya parte inherente de ella. Por todo eso, muchas gracias. Te auguro y te deseo lo mejor.


Besos 

No hay comentarios:

Publicar un comentario